Nuevas recetas

Deshazte de la tristeza del invierno

Deshazte de la tristeza del invierno

¿Alguna vez te has sentido similar a un animal que hiberna en invierno? Cuando el clima comienza a refrescar en otoño hasta la primavera, ¿anhelas alimentos más grasos y tienes la sensación de que necesitas abastecerte? Bueno, no está del todo claro si el deseo de comer más durante el invierno es instintivo, debido a nuestro entorno alimentario actual. SupermercadoGurú ha recopilado algunas de las principales teorías:

¿Es triste? El trastorno afectivo estacional ocurre cuando no tenemos suficiente luz, es decir, días cortos de invierno y largas noches de invierno. Si se siente un poco deprimido durante el invierno y anhela muchos carbohidratos, podría ser TRISTE. Los estudios han demostrado que el cerebro produce una sensación de felicidad cuando se consumen alimentos ricos en calorías y grasas, pero no confíe en estos alimentos para mantener su estado de ánimo alto o estará en una montaña rusa de estado de ánimo y podría empacar en un unas pocas libras. En su lugar, esfuércese por comer más alimentos enteros sin envasar y sin procesar. Sentirse de esta manera podría ser una señal de que necesita salir cuando hace sol, así como comer más alimentos ricos en vitamina D, como las sardinas. Los alimentos ricos en omega-3 también estimulan el estado de ánimo; pruebe el lino, la chía, el salmón y la caballa. Cambie a carbohidratos complejos como arroz integral, quinua, avena e incluso legumbres y verduras de hojas verdes para proporcionar al cuerpo energía constante y, por lo tanto, equilibrar su estado de ánimo.

El Dr. Ira Ockene, cardiólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts, dijo a NPR que "la tendencia a comer en exceso durante el invierno podría reducirse a la biología básica: comer en invierno podría ser simplemente nuestros impulsos primitivos que nos instan a almacenar para los meses fríos que se avecinan". " En un estudio de 2005, Ockene descubrió que los patrones de ingesta de alimentos y el peso varían según la temporada. Los participantes del estudio consumieron un promedio de 86 calorías más al día en el otoño, en comparación con la primavera. En el otoño, la grasa total y la grasa saturada fueron mayores que el consumo de primavera. La actividad física disminuyó en invierno.

SupermarketGuru tiene algunos consejos para mantener su mente y cuerpo bajo control durante el invierno:

Muévanse: El ejercicio puede hacer maravillas. Sudar libera endorfinas y ayudará a mejorar su estado de ánimo. Se sentirá bien consigo mismo y si fue parte de sus propósitos ser más activo, entonces también puede invocar un sentido de logro. Es una excelente manera de deshacerse de la tristeza invernal.

Tus Z: Dormir lo suficiente es clave para tener buen humor y buena salud. Haz que sea más fácil para tu cuerpo despertando y durmiendo lo más cerca posible a la misma hora todos los días. Una rutina constante hará que la alarma de la mañana sea un poco más manejable. En la misma nota, dormir demasiado puede hacer que se sienta atontado, así que trate de dormir lo suficiente, pero no se exceda.

Empápate de rayos: Muchos estudios han demostrado que la luz solar es un refuerzo de energía natural y eficaz. Si vives donde hay sol (por esporádico que sea en invierno) ¡aprovéchalo! Sal un rato y disfruta del sol y el aire fresco. ¡Sal a caminar o correr y tendrás una dosis doble de actividades que levantan el ánimo!

Reúnete con amigos: Haz arreglos para tomar un café o una comida con amigos, invítalos, invítate a su casa (oye, con algunos amigos, es una propuesta perfectamente aceptable). Rodearse de personas que te amen, no te juzguen, te dejen ser tú (por más tonto, infantil o ridículo que sea), y con quienes sabes que no puedes estar de mal humor es una manera fácil de diviértase, deje ir sus problemas y salga con un sentimiento general positivo. No hay nada como los amigos porque sabes que estarán ahí para ti, especialmente cuando empiece a llover.

Tu tiempo: Haz espacio en tu día para tu tiempo. Asegúrate de hacer algo que te haga feliz y te libere de cualquier otra cosa que esté sucediendo a tu alrededor. Si tiene que programarlo, hágalo. Con el tiempo se convertirá en una rutina, pero es una parte necesaria de tu día y es bien merecida.

Reír: En ti mismo, en una película, lee los cómics, mira el canal de comedia, diablos, siéntate afuera y mira a la gente (te sorprenderá lo entretenido que puede ser). Reír es un gran alivio para el estrés y la forma más fácil de hacerte sonreír. Aprende a no tomarte la vida tan en serio y diviértete un poco. ¡Los amigos a menudo también son útiles para este!

Buena nutricion: ¡Coma una variedad de alimentos integrales todos los días y tome nota de los consejos mencionados anteriormente y navegará a través del invierno libre de la tristeza!


Crea un plan de cuidado personal para vencer la tristeza del invierno

A medida que el año escolar se ralentiza a través de estos días fríos y oscuros de invierno, puede ser difícil mantener la alta energía requerida para lograr las muchas tareas diarias presentadas por nuestros colegas, nuestros estudiantes, sus padres y el plan de estudios. Aunque es prudente desarrollar prácticas diarias en su vida que le brinden una sensación de bienestar y satisfacción, es especialmente importante hacerlo cuando puede haber poco apoyo que recibir de otras personas que, como usted, pueden encontrarse con menos reservas.

Esta es una buena época del año para aplicar prácticas diseñadas para ayudarlo a cuidarse bien. Debajo están algunos de mis favoritos. Te animo a que adoptes al menos uno de estos o algo similar todos los días durante las próximas dos semanas y luego recicle.

Sólo muévete

A menudo podemos levantar el ánimo mediante simples acciones físicas. Pruebe uno o más de estos:

  • Siéntese durante uno o más de sus descansos. Cierre los ojos, baje la cabeza y los hombros y observe su respiración durante unos momentos. Cuando inhales, llénate de renovación. Libérese de la tensión cada vez que exhale.
  • Silba o tararea una melodía que te guste mientras caminas por los pasillos o la cafetería, y de una habitación a otra.
  • Date un abrazo al menos dos veces al día. Envuelve tus brazos alrededor de ti mismo y abrázate como lo harías con un amigo que necesita cuidados.
  • Cambialo. La mayoría de nosotros permanecemos en el mismo lugar y / o nos movemos en un patrón predecible todos los días sin siquiera darnos cuenta. Sal de tu lugar hoy. Comience cada clase en un lugar diferente y muévase a un lugar diferente al menos una vez cada cinco minutos.
  • Disfrute de una sonora carcajada que dure al menos 30 segundos, una vez por la mañana y otra después del almuerzo. Si puedes encontrar a alguien que te acompañe, ¡genial! Si no es así, cierre la puerta durante un descanso y comience a reír.

Ilumina tu habitación

También puede ayudar si tomamos medidas para mejorar nuestro entorno. Algunas ideas:

  • Lleva un ramo de flores al trabajo. Detente para admirarlos y toma su fragancia al menos una vez cada media hora. Si no le gustan las flores, traiga un objeto que ofrezca un aroma agradable en su lugar y hágalo oler cada vez que se sienta estresado.
  • Lleva al trabajo algunas fotos de lugares o personas que te suelen dar una gran alegría. Guárdelos en su escritorio o en un lugar fácilmente visible. Enfoca tu atención en ellos al menos una vez cada 15 minutos y deja que tus emociones se trasladen a las imágenes.

Evalúe sus emociones

Y, por supuesto, si queremos mejorar nuestra sensación de bienestar, es muy útil prestar atención a nuestros sentimientos y tomar medidas para dirigirlos de manera positiva. Aquí hay un par de ideas para comenzar:

  • Ponte unas gafas de color rosa. Asegúrese de notar tantas cosas positivas como pueda que de otra manera serían fáciles de pasar por alto. ¿Está limpia tu habitación? ¿Quién lo limpió? ¿Ha expresado su agradecimiento? ¿Qué niños llegaron preparados y a tiempo? ¿Cuántos padres no han llamado para quejarse de algo?
  • Observe todas y cada una de las emociones negativas (por ejemplo, ira, molestia, estrés, decepción, ansiedad). Si siente alguno de estos, tómese un momento para reconocerlos y luego déjelos flotar como nubes en el cielo.
  • Comparta una historia agradable con cada clase.
  • Si siente que nadie se da cuenta de sus contribuciones, díganse en silencio: “Trabajo duro. Estoy en una situación difícil. Obtengo mejores resultados de los que normalmente reconozco y merezco cuidarme bien ".

Y como merece cuidarse bien, asegúrese de hacerlo. Disfrute al menos de una comida relajante. Si te encanta cocinar y tienes tiempo, prepara la comida desde cero. Si no, ve a un restaurante que te guste. Saboree cada bocado y sorbo, deje que la comida le llene la boca mientras prueba el sabor y siente la textura.

Si tiene otras técnicas favoritas para levantar su estado de ánimo y luchar contra el invierno, compártalas en la sección de comentarios.


Cree un plan de cuidado personal para vencer la tristeza del invierno

A medida que el año escolar se ralentiza a través de estos días fríos y oscuros de invierno, puede ser difícil mantener la alta energía requerida para lograr las muchas tareas diarias presentadas por nuestros colegas, nuestros estudiantes, sus padres y el plan de estudios. Aunque es prudente desarrollar prácticas diarias en su vida que le brinden una sensación de bienestar y satisfacción, es especialmente importante hacerlo cuando puede haber poco apoyo que recibir de otras personas que, como usted, pueden encontrarse con menos reservas.

Esta es una buena época del año para aplicar prácticas diseñadas para ayudarlo a cuidarse bien. Debajo están algunos de mis favoritos. Te animo a que adoptes al menos uno de estos o algo similar todos los días durante las próximas dos semanas y luego recicle.

Sólo muévete

A menudo podemos levantar el ánimo mediante simples acciones físicas. Pruebe uno o más de estos:

  • Siéntese durante uno o más de sus descansos. Cierre los ojos, baje la cabeza y los hombros y observe su respiración durante unos momentos. Cuando inhales, llénate de renovación. Libérese de la tensión cada vez que exhale.
  • Silba o tararea una melodía que te guste mientras caminas por los pasillos o la cafetería, y de una habitación a otra.
  • Date un abrazo al menos dos veces al día. Envuelve tus brazos alrededor de ti mismo y abrázate como lo harías con un amigo que necesita cuidados.
  • Cambialo. La mayoría de nosotros permanecemos en el mismo lugar y / o nos movemos en un patrón predecible todos los días sin siquiera darnos cuenta. Sal de tu lugar hoy. Empiece cada clase en un lugar diferente y muévase a un lugar diferente al menos una vez cada cinco minutos.
  • Disfrute de una sonora carcajada que dure al menos 30 segundos, una vez por la mañana y una vez después del almuerzo. Si puedes encontrar a alguien que te acompañe, ¡genial! Si no es así, cierre la puerta durante un descanso y comience a reír.

Ilumina tu habitación

También puede ayudar si tomamos medidas para mejorar nuestro entorno. Algunas ideas:

  • Lleva un ramo de flores al trabajo. Detente para admirarlos y toma su fragancia al menos una vez cada media hora. Si no le gustan las flores, traiga un objeto que ofrezca un aroma agradable en su lugar y hágalo oler cada vez que se sienta estresado.
  • Lleva al trabajo algunas fotos de lugares o personas que te suelen dar una gran alegría. Guárdelos en su escritorio o en un lugar fácilmente visible. Enfoca tu atención en ellos al menos una vez cada 15 minutos y deja que tus emociones se reflejen en las imágenes.

Evalúe sus emociones

Y, por supuesto, si queremos mejorar nuestra sensación de bienestar, es muy útil prestar atención a nuestros sentimientos y tomar medidas para dirigirlos de manera positiva. Aquí hay un par de ideas para comenzar:

  • Ponte unas gafas de color rosa. Asegúrese de notar tantas cosas positivas como pueda que de otra manera serían fáciles de pasar por alto. ¿Está limpia tu habitación? ¿Quién lo limpió? ¿Ha expresado su agradecimiento? ¿Qué niños llegaron preparados y a tiempo? ¿Cuántos padres no han llamado para quejarse de algo?
  • Observe todas y cada una de las emociones negativas (por ejemplo, ira, molestia, estrés, decepción, ansiedad). Si siente alguno de estos, tómese un momento para reconocerlos y luego déjelos flotar como nubes en el cielo.
  • Comparta una historia agradable con cada clase.
  • Si siente que nadie se da cuenta de sus contribuciones, díganse en silencio: “Trabajo duro. Estoy en una situación difícil. Obtengo mejores resultados de los que normalmente reconozco y merezco cuidarme bien ".

Y como merece cuidarse bien, asegúrese de hacerlo. Disfrute al menos de una comida relajante. Si te encanta cocinar y tienes tiempo, prepara la comida desde cero. Si no, ve a un restaurante que te guste. Saboree cada bocado y sorbo, deje que la comida le llene la boca mientras prueba el sabor y siente la textura.

Si tiene otras técnicas favoritas para levantar su estado de ánimo y luchar contra el invierno, compártalas en la sección de comentarios.


Crea un plan de cuidado personal para vencer la tristeza del invierno

A medida que el año escolar se ralentiza a través de estos días fríos y oscuros de invierno, puede ser difícil mantener la alta energía requerida para lograr las muchas tareas diarias presentadas por nuestros colegas, nuestros estudiantes, sus padres y el plan de estudios. Aunque es prudente desarrollar prácticas diarias en su vida que le brinden una sensación de bienestar y satisfacción, es especialmente importante hacerlo cuando puede haber poco apoyo que recibir de otras personas que, como usted, pueden encontrarse con menos reservas.

Esta es una buena época del año para aplicar prácticas diseñadas para ayudarlo a cuidarse bien. Debajo están algunos de mis favoritos. Te animo a que adoptes al menos uno de estos o algo similar todos los días durante las próximas dos semanas y luego recicle.

Sólo muévete

A menudo podemos levantar el ánimo mediante simples acciones físicas. Pruebe uno o más de estos:

  • Siéntese durante uno o más de sus descansos. Cierre los ojos, baje la cabeza y los hombros y observe su respiración durante unos momentos. Cuando inhales, llénate de renovación. Libérese de la tensión cada vez que exhale.
  • Silba o tararea una melodía que te guste mientras caminas por los pasillos o la cafetería, y de habitación en habitación.
  • Date un abrazo al menos dos veces al día. Envuélvete con tus brazos y abrázate como lo harías con un amigo que necesita cuidados.
  • Cambialo. La mayoría de nosotros permanecemos en el mismo lugar y / o nos movemos en un patrón predecible todos los días sin siquiera darnos cuenta. Sal de tu lugar hoy. Comience cada clase en un lugar diferente y muévase a un lugar diferente al menos una vez cada cinco minutos.
  • Disfrute de una sonora carcajada que dure al menos 30 segundos, una vez por la mañana y otra después del almuerzo. Si puedes encontrar a alguien que te acompañe, ¡genial! Si no es así, cierre la puerta durante un descanso y comience a reír.

Ilumina tu habitación

También puede ayudar si tomamos medidas para mejorar nuestro entorno. Algunas ideas:

  • Lleva un ramo de flores al trabajo. Detente para admirarlos y toma su fragancia al menos una vez cada media hora. Si no le gustan las flores, traiga un objeto que ofrezca un aroma agradable en su lugar y hágalo oler cada vez que se sienta estresado.
  • Lleva al trabajo algunas fotos de lugares o personas que te suelen dar una gran alegría. Guárdelos en su escritorio o en un lugar fácilmente visible. Enfoca tu atención en ellos al menos una vez cada 15 minutos y deja que tus emociones se trasladen a las imágenes.

Evalúe sus emociones

Y, por supuesto, si queremos mejorar nuestra sensación de bienestar, es muy útil prestar atención a nuestros sentimientos y tomar medidas para dirigirlos de manera positiva. Aquí hay un par de ideas para comenzar:

  • Ponte unas gafas de color rosa. Asegúrese de notar tantas cosas positivas como pueda que de otra manera serían fáciles de pasar por alto. ¿Está limpia tu habitación? ¿Quién lo limpió? ¿Ha expresado su agradecimiento? ¿Qué niños llegaron preparados y a tiempo? ¿Cuántos padres no han llamado para quejarse de algo?
  • Observe todas y cada una de las emociones negativas (por ejemplo, ira, molestia, estrés, decepción, ansiedad). Si siente alguno de estos, tómese un momento para reconocerlos y luego déjelos flotar como nubes en el cielo.
  • Comparta una historia agradable con cada clase.
  • Si siente que nadie se da cuenta de sus contribuciones, díganse en silencio: “Trabajo duro. Estoy en una situación difícil. Obtengo mejores resultados de los que normalmente reconozco y merezco cuidarme bien ".

Y como merece cuidarse bien, asegúrese de hacerlo. Disfrute al menos de una comida relajante. Si te encanta cocinar y tienes tiempo, prepara la comida desde cero. Si no, ve a un restaurante que te guste. Saboree cada bocado y sorbo, deje que la comida le llene la boca mientras prueba el sabor y siente la textura.

Si tiene otras técnicas favoritas para levantar su estado de ánimo y luchar contra el invierno, compártalas en la sección de comentarios.


Cree un plan de cuidado personal para vencer la tristeza del invierno

A medida que el año escolar se ralentiza a través de estos días fríos y oscuros de invierno, puede ser difícil mantener la alta energía requerida para lograr las muchas tareas diarias presentadas por nuestros colegas, nuestros estudiantes, sus padres y el plan de estudios. Aunque es aconsejable desarrollar prácticas diarias en su vida que le brinden una sensación de bienestar y satisfacción, es especialmente importante hacerlo cuando puede haber poco apoyo que recibir de otras personas que, como usted, pueden encontrarse con menos reservas.

Esta es una buena época del año para aplicar prácticas diseñadas para ayudarlo a cuidarse bien. Debajo están algunos de mis favoritos. Te animo a que adoptes al menos uno de estos o algo similar todos los días durante las próximas dos semanas y luego recicle.

Sólo muévete

A menudo podemos levantar el ánimo mediante simples acciones físicas. Pruebe uno o más de estos:

  • Siéntese durante uno o más de sus descansos. Cierre los ojos, baje la cabeza y los hombros y observe su respiración durante unos momentos. Cuando inhales, llénate de renovación. Libérese de la tensión cada vez que exhale.
  • Silba o tararea una melodía que te guste mientras caminas por los pasillos o la cafetería, y de habitación en habitación.
  • Date un abrazo al menos dos veces al día. Envuélvete con tus brazos y abrázate como lo harías con un amigo que necesita cuidados.
  • Cambialo. La mayoría de nosotros permanecemos en el mismo lugar y / o nos movemos en un patrón predecible todos los días sin siquiera darnos cuenta. Sal de tu lugar hoy. Comience cada clase en un lugar diferente y muévase a un lugar diferente al menos una vez cada cinco minutos.
  • Disfrute de una sonora carcajada que dure al menos 30 segundos, una vez por la mañana y una vez después del almuerzo. Si puedes encontrar a alguien que te acompañe, ¡genial! Si no es así, cierre la puerta durante un descanso y comience a reír.

Ilumina tu habitación

También puede ayudar si tomamos medidas para mejorar nuestro entorno. Algunas ideas:

  • Lleva un ramo de flores al trabajo. Detente para admirarlos y toma su fragancia al menos una vez cada media hora. Si no le gustan las flores, traiga un objeto que ofrezca un aroma agradable en su lugar y hágalo oler cada vez que se sienta estresado.
  • Lleva al trabajo algunas fotos de lugares o personas que te suelen dar una gran alegría. Guárdelos en su escritorio o en un lugar fácilmente visible. Enfoca tu atención en ellos al menos una vez cada 15 minutos y deja que tus emociones se reflejen en las imágenes.

Evalúe sus emociones

Y, por supuesto, si queremos mejorar nuestra sensación de bienestar, es muy útil prestar atención a nuestros sentimientos y tomar medidas para dirigirlos de manera positiva. Aquí hay un par de ideas para comenzar:

  • Ponte unas gafas de color rosa. Asegúrese de notar tantas cosas positivas como pueda que de otra manera serían fáciles de pasar por alto. ¿Está limpia tu habitación? ¿Quién lo limpió? ¿Ha expresado su agradecimiento? ¿Qué niños llegaron preparados y a tiempo? ¿Cuántos padres no han llamado para quejarse de algo?
  • Observe todas y cada una de las emociones negativas (por ejemplo, ira, molestia, estrés, decepción, ansiedad). Si siente alguno de estos, tómese un momento para reconocerlos y luego déjelos flotar como nubes en el cielo.
  • Comparta una historia agradable con cada clase.
  • Si siente que nadie se da cuenta de sus contribuciones, díganse en silencio: “Trabajo duro. Estoy en una situación difícil. Obtengo mejores resultados de los que normalmente reconozco y merezco cuidarme bien ".

Y como merece cuidarse bien, asegúrese de hacerlo. Disfrute al menos de una comida relajante. Si te encanta cocinar y tienes tiempo, prepara la comida desde cero. Si no, ve a un restaurante que te guste. Saboree cada bocado y sorbo, deje que la comida le llene la boca mientras prueba el sabor y siente la textura.

Si tiene otras técnicas favoritas para levantar su estado de ánimo y luchar contra el invierno, compártalas en la sección de comentarios.


Crea un plan de cuidado personal para vencer la tristeza del invierno

A medida que el año escolar se ralentiza a través de estos días fríos y oscuros de invierno, puede ser difícil mantener la alta energía requerida para lograr las muchas tareas diarias presentadas por nuestros colegas, nuestros estudiantes, sus padres y el plan de estudios. Aunque es prudente desarrollar prácticas diarias en su vida que le brinden una sensación de bienestar y satisfacción, es especialmente importante hacerlo cuando puede haber poco apoyo que recibir de otras personas que, como usted, pueden encontrarse con menos reservas.

Esta es una buena época del año para aplicar prácticas diseñadas para ayudarlo a cuidarse bien. Debajo están algunos de mis favoritos. Te animo a que adoptes al menos uno de estos o algo similar todos los días durante las próximas dos semanas y luego recicle.

Sólo muévete

A menudo podemos levantar el ánimo mediante simples acciones físicas. Pruebe uno o más de estos:

  • Siéntese durante uno o más de sus descansos. Cierre los ojos, baje la cabeza y los hombros y observe su respiración durante unos momentos. Cuando inhales, llénate de renovación. Libérese de la tensión cada vez que exhale.
  • Silba o tararea una melodía que te guste mientras caminas por los pasillos o la cafetería, y de una habitación a otra.
  • Date un abrazo al menos dos veces al día. Envuelve tus brazos alrededor de ti mismo y abrázate como lo harías con un amigo que necesita cuidados.
  • Cambialo. La mayoría de nosotros permanecemos en el mismo lugar y / o nos movemos en un patrón predecible todos los días sin siquiera darnos cuenta. Sal de tu lugar hoy. Empiece cada clase en un lugar diferente y muévase a un lugar diferente al menos una vez cada cinco minutos.
  • Disfrute de una sonora carcajada que dure al menos 30 segundos, una vez por la mañana y otra después del almuerzo. Si puedes encontrar a alguien que te acompañe, ¡genial! Si no es así, cierre la puerta durante un descanso y comience a reír.

Ilumina tu habitación

También puede ayudar si tomamos medidas para mejorar nuestro entorno. Algunas ideas:

  • Lleva un ramo de flores al trabajo. Detente para admirarlos y toma su fragancia al menos una vez cada media hora. Si no le gustan las flores, traiga un objeto que ofrezca un aroma agradable en su lugar y hágalo oler cada vez que se sienta estresado.
  • Lleva al trabajo algunas fotos de lugares o personas que te suelen dar una gran alegría. Guárdelos en su escritorio o en un lugar fácilmente visible. Enfoca tu atención en ellos al menos una vez cada 15 minutos y deja que tus emociones se trasladen a las imágenes.

Evalúe sus emociones

Y, por supuesto, si queremos mejorar nuestra sensación de bienestar, es muy útil prestar atención a nuestros sentimientos y tomar medidas para dirigirlos de manera positiva. Aquí hay un par de ideas para comenzar:

  • Ponte unas gafas de color rosa. Asegúrese de notar tantas cosas positivas como pueda que de otra manera serían fáciles de pasar por alto. ¿Está limpia tu habitación? ¿Quién lo limpió? ¿Ha expresado su agradecimiento? ¿Qué niños llegaron preparados y a tiempo? ¿Cuántos padres no han llamado para quejarse de algo?
  • Observe todas y cada una de las emociones negativas (por ejemplo, enojo, molestia, estrés, decepción, ansiedad). Si siente alguno de estos, tómese un momento para reconocerlos y luego déjelos flotar como nubes en el cielo.
  • Comparta una historia agradable con cada clase.
  • Si siente que nadie se da cuenta de sus contribuciones, díganse en silencio: “Trabajo duro. Estoy en una situación difícil. Obtengo mejores resultados de los que normalmente reconozco y merezco cuidarme bien ".

Y como merece cuidarse bien, asegúrese de hacerlo. Disfrute al menos de una comida relajante. Si te encanta cocinar y tienes tiempo, prepara la comida desde cero. Si no, ve a un restaurante que te guste. Saboree cada bocado y sorbo, deje que la comida le llene la boca mientras prueba el sabor y siente la textura.

Si tiene otras técnicas favoritas para levantar su estado de ánimo y luchar contra el invierno, compártalas en la sección de comentarios.


Cree un plan de cuidado personal para vencer la tristeza del invierno

A medida que el año escolar se ralentiza a través de estos días fríos y oscuros de invierno, puede ser difícil mantener la alta energía requerida para lograr las muchas tareas diarias presentadas por nuestros colegas, nuestros estudiantes, sus padres y el plan de estudios. Aunque es aconsejable desarrollar prácticas diarias en su vida que le brinden una sensación de bienestar y satisfacción, es especialmente importante hacerlo cuando puede haber poco apoyo que recibir de otras personas que, como usted, pueden encontrarse con menos reservas.

Esta es una buena época del año para aplicar prácticas diseñadas para ayudarlo a cuidarse bien. Debajo están algunos de mis favoritos. Te animo a que adoptes al menos uno de estos o algo similar todos los días durante las próximas dos semanas y luego recicle.

Sólo muévete

A menudo podemos levantar el ánimo mediante simples acciones físicas. Pruebe uno o más de estos:

  • Siéntese durante uno o más de sus descansos. Cierre los ojos, baje la cabeza y los hombros y observe su respiración durante unos momentos. Cuando inhales, llénate de renovación. Libérese de la tensión cada vez que exhale.
  • Silba o tararea una melodía que te guste mientras caminas por los pasillos o la cafetería, y de una habitación a otra.
  • Date un abrazo al menos dos veces al día. Envuélvete con tus brazos y abrázate como lo harías con un amigo que necesita cuidados.
  • Cambialo. La mayoría de nosotros permanecemos en el mismo lugar y / o nos movemos en un patrón predecible todos los días sin siquiera darnos cuenta. Sal de tu lugar hoy. Comience cada clase en un lugar diferente y muévase a un lugar diferente al menos una vez cada cinco minutos.
  • Disfrute de una sonora carcajada que dure al menos 30 segundos, una vez por la mañana y otra después del almuerzo. Si puedes encontrar a alguien que te acompañe, ¡genial! Si no es así, cierre la puerta durante un descanso y comience a reír.

Ilumina tu habitación

También puede ayudar si tomamos medidas para mejorar nuestro entorno. Algunas ideas:

  • Lleva un ramo de flores al trabajo. Detente para admirarlos y toma su fragancia al menos una vez cada media hora. Si no le gustan las flores, traiga un objeto que ofrezca un aroma agradable en su lugar y hágalo oler cada vez que se sienta estresado.
  • Lleva al trabajo algunas fotos de lugares o personas que te suelen dar una gran alegría. Guárdelos en su escritorio o en un lugar fácilmente visible. Enfoca tu atención en ellos al menos una vez cada 15 minutos y deja que tus emociones se trasladen a las imágenes.

Evalúe sus emociones

Y, por supuesto, si queremos mejorar nuestra sensación de bienestar, es muy útil prestar atención a nuestros sentimientos y tomar medidas para dirigirlos de manera positiva. Aquí hay un par de ideas para comenzar:

  • Ponte unas gafas de color rosa. Asegúrese de notar tantas cosas positivas como pueda que de otra manera serían fáciles de pasar por alto. ¿Está limpia tu habitación? ¿Quién lo limpió? ¿Ha expresado su agradecimiento? ¿Qué niños llegaron preparados y a tiempo? ¿Cuántos padres no han llamado para quejarse de algo?
  • Observe todas y cada una de las emociones negativas (por ejemplo, ira, molestia, estrés, decepción, ansiedad). Si siente alguno de estos, tómese un momento para reconocerlos y luego déjelos flotar como nubes en el cielo.
  • Comparta una historia agradable con cada clase.
  • Si siente que nadie se da cuenta de sus contribuciones, díganse en silencio: “Trabajo duro. Estoy en una situación difícil. Obtengo mejores resultados de los que normalmente reconozco y merezco cuidarme bien ".

Y como merece cuidarse bien, asegúrese de hacerlo. Disfrute al menos de una comida relajante. Si te encanta cocinar y tienes tiempo, prepara la comida desde cero. Si no, ve a un restaurante que te guste. Saboree cada bocado y sorbo, deje que la comida le llene la boca mientras prueba el sabor y siente la textura.

Si tiene otras técnicas favoritas para levantar su estado de ánimo y luchar contra el invierno, compártalas en la sección de comentarios.


Crea un plan de cuidado personal para vencer la tristeza del invierno

A medida que el año escolar se ralentiza a través de estos días fríos y oscuros de invierno, puede ser difícil mantener la alta energía requerida para lograr las muchas tareas diarias presentadas por nuestros colegas, nuestros estudiantes, sus padres y el plan de estudios. Aunque es prudente desarrollar prácticas diarias en su vida que le brinden una sensación de bienestar y satisfacción, es especialmente importante hacerlo cuando puede haber poco apoyo que recibir de otras personas que, como usted, pueden encontrarse con menos reservas.

Esta es una buena época del año para aplicar prácticas diseñadas para ayudarlo a cuidarse bien. Debajo están algunos de mis favoritos. Te animo a que adoptes al menos uno de estos o algo similar todos los días durante las próximas dos semanas y luego recicle.

Sólo muévete

A menudo podemos levantar el ánimo mediante simples acciones físicas. Pruebe uno o más de estos:

  • Siéntese durante uno o más de sus descansos. Cierre los ojos, baje la cabeza y los hombros y observe su respiración durante unos momentos. Cuando inhales, llénate de renovación. Libérese de la tensión cada vez que exhale.
  • Silba o tararea una melodía que te guste mientras caminas por los pasillos o la cafetería, y de habitación en habitación.
  • Date un abrazo al menos dos veces al día. Envuélvete con tus brazos y abrázate como lo harías con un amigo que necesita cuidados.
  • Cambialo. La mayoría de nosotros permanecemos en el mismo lugar y / o nos movemos en un patrón predecible todos los días sin siquiera darnos cuenta. Sal de tu lugar hoy. Empiece cada clase en un lugar diferente y muévase a un lugar diferente al menos una vez cada cinco minutos.
  • Disfrute de una sonora carcajada que dure al menos 30 segundos, una vez por la mañana y otra después del almuerzo. Si puedes encontrar a alguien que te acompañe, ¡genial! Si no es así, cierre la puerta durante un descanso y comience a reír.

Ilumina tu habitación

También puede ayudar si tomamos medidas para mejorar nuestro entorno. Algunas ideas:

  • Lleva un ramo de flores al trabajo. Detente para admirarlos y toma su fragancia al menos una vez cada media hora. Si no le gustan las flores, traiga un objeto que ofrezca un aroma agradable en su lugar y hágalo oler cada vez que se sienta estresado.
  • Lleva al trabajo algunas fotos de lugares o personas que te suelen dar una gran alegría. Guárdelos en su escritorio o en un lugar fácilmente visible. Enfoca tu atención en ellos al menos una vez cada 15 minutos y deja que tus emociones se trasladen a las imágenes.

Evalúe sus emociones

Y, por supuesto, si queremos mejorar nuestra sensación de bienestar, es muy útil prestar atención a nuestros sentimientos y tomar medidas para dirigirlos de manera positiva. Aquí hay un par de ideas para comenzar:

  • Ponte unas gafas de color rosa. Asegúrese de notar tantas cosas positivas como pueda que de otra manera serían fáciles de pasar por alto. ¿Está limpia tu habitación? ¿Quién lo limpió? ¿Ha expresado su agradecimiento? ¿Qué niños llegaron preparados y a tiempo? ¿Cuántos padres no han llamado para quejarse de algo?
  • Observe todas y cada una de las emociones negativas (por ejemplo, ira, molestia, estrés, decepción, ansiedad). If you feel any of these, take a moment to acknowledge them and then let them float away like clouds in the sky.
  • Share a feel-good story with each class.
  • If it feels as if nobody notices your contributions, silently say to yourself, “I work hard. I am in a tough situation. I get better results than I usually acknowledge and I deserve to take good care of myself.”

And since you do deserve to take good care of yourself, make sure you actually do that. Enjoy at least one relaxing meal. If you love to cook and have the time, make the meal from scratch. If not, go to a restaurant you enjoy. Savor every bite and sip let the food fill your mouth as you taste the flavor and feel the texture.

If you have any other favorite techniques for lifting your mood and fighting the winter blahs, please share them in the comments section.


Create a Self-Care Plan to Beat the Winter Blues

As the school year slows to a crawl through these dark, cold days of winter, it can be difficult to sustain the high energy required to accomplish the many daily tasks presented by our colleagues, our students, their parents, and the curriculum. Although it is wise to build daily practices in your life that give you a sense of wellness and fulfillment, it is especially important to do so when there may be little support to draw from others who, like you, may find themselves with fewer reserves.

This is a good time of year to apply practices designed to help you take good care of yourself. Below are some of my favorites. I encourage you to embrace at least one of these or something similar every day for the next two weeks and then recycle.

Just Move

We can often raise our spirits through simple physical actions. Try one or more of these:

  • Sit down during one or more of your breaks. Close your eyes, drop your head and shoulders, and take notice of your breathing for a few moments. When you inhale, fill yourself with renewal. Rid yourself of tension each time you exhale.
  • Whistle or hum a tune you like while you walk through the halls or the cafeteria, and from room to room.
  • Give yourself a hug at least twice every day. Wrap your arms around yourself and hug yourself as you would a friend in need of nurturing.
  • Change it up. Most of us stand in the same spot and/or move around in a predictable pattern every day without even noticing. Get off your spot today. Start each class in a different place, and move to a different spot at least once every five minutes.
  • Indulge in a loud belly laugh that lasts at least 30 seconds, once in the morning and once after lunch. If you can find someone to join you, great! If not, close your door during a break and start laughing.

Brighten Up Your Room

It can also help if we take action to improve our surroundings. A few ideas:

  • Bring a bouquet of flowers to work. Stop to admire them and take in their fragrance at least once every half hour. If you don’t like flowers, bring in an object that offers a pleasant aroma instead, and take a whiff whenever you feel stressed.
  • Bring to work some pictures of places or people that usually give you great joy. Keep them on your desk or in an easily visible location. Focus your attention on them at least once every 15 minutes and allow your emotions to drift into the pictures.

Take Stock of Your Emotions

And of course, if we want to improve our sense of well-being, it’s very helpful to pay attention to our feelings and to take steps to direct them in positive ways. Here are a couple of ideas to get you started:

  • Put on a pair of rose-colored glasses. Make a point of noticing as many positive things as you can that are otherwise easy to miss. Is your room clean? Who cleaned it? Have you expressed appreciation? Which kids came prepared and on time? How many parents haven’t called to complain about something?
  • Notice any and all negative emotions (e.g., anger, annoyance, stress, disappointment, anxiety). If you feel any of these, take a moment to acknowledge them and then let them float away like clouds in the sky.
  • Share a feel-good story with each class.
  • If it feels as if nobody notices your contributions, silently say to yourself, “I work hard. I am in a tough situation. I get better results than I usually acknowledge and I deserve to take good care of myself.”

And since you do deserve to take good care of yourself, make sure you actually do that. Enjoy at least one relaxing meal. If you love to cook and have the time, make the meal from scratch. If not, go to a restaurant you enjoy. Savor every bite and sip let the food fill your mouth as you taste the flavor and feel the texture.

If you have any other favorite techniques for lifting your mood and fighting the winter blahs, please share them in the comments section.


Create a Self-Care Plan to Beat the Winter Blues

As the school year slows to a crawl through these dark, cold days of winter, it can be difficult to sustain the high energy required to accomplish the many daily tasks presented by our colleagues, our students, their parents, and the curriculum. Although it is wise to build daily practices in your life that give you a sense of wellness and fulfillment, it is especially important to do so when there may be little support to draw from others who, like you, may find themselves with fewer reserves.

This is a good time of year to apply practices designed to help you take good care of yourself. Below are some of my favorites. I encourage you to embrace at least one of these or something similar every day for the next two weeks and then recycle.

Just Move

We can often raise our spirits through simple physical actions. Try one or more of these:

  • Sit down during one or more of your breaks. Close your eyes, drop your head and shoulders, and take notice of your breathing for a few moments. When you inhale, fill yourself with renewal. Rid yourself of tension each time you exhale.
  • Whistle or hum a tune you like while you walk through the halls or the cafeteria, and from room to room.
  • Give yourself a hug at least twice every day. Wrap your arms around yourself and hug yourself as you would a friend in need of nurturing.
  • Change it up. Most of us stand in the same spot and/or move around in a predictable pattern every day without even noticing. Get off your spot today. Start each class in a different place, and move to a different spot at least once every five minutes.
  • Indulge in a loud belly laugh that lasts at least 30 seconds, once in the morning and once after lunch. If you can find someone to join you, great! If not, close your door during a break and start laughing.

Brighten Up Your Room

It can also help if we take action to improve our surroundings. A few ideas:

  • Bring a bouquet of flowers to work. Stop to admire them and take in their fragrance at least once every half hour. If you don’t like flowers, bring in an object that offers a pleasant aroma instead, and take a whiff whenever you feel stressed.
  • Bring to work some pictures of places or people that usually give you great joy. Keep them on your desk or in an easily visible location. Focus your attention on them at least once every 15 minutes and allow your emotions to drift into the pictures.

Take Stock of Your Emotions

And of course, if we want to improve our sense of well-being, it’s very helpful to pay attention to our feelings and to take steps to direct them in positive ways. Here are a couple of ideas to get you started:

  • Put on a pair of rose-colored glasses. Make a point of noticing as many positive things as you can that are otherwise easy to miss. Is your room clean? Who cleaned it? Have you expressed appreciation? Which kids came prepared and on time? How many parents haven’t called to complain about something?
  • Notice any and all negative emotions (e.g., anger, annoyance, stress, disappointment, anxiety). If you feel any of these, take a moment to acknowledge them and then let them float away like clouds in the sky.
  • Share a feel-good story with each class.
  • If it feels as if nobody notices your contributions, silently say to yourself, “I work hard. I am in a tough situation. I get better results than I usually acknowledge and I deserve to take good care of myself.”

And since you do deserve to take good care of yourself, make sure you actually do that. Enjoy at least one relaxing meal. If you love to cook and have the time, make the meal from scratch. If not, go to a restaurant you enjoy. Savor every bite and sip let the food fill your mouth as you taste the flavor and feel the texture.

If you have any other favorite techniques for lifting your mood and fighting the winter blahs, please share them in the comments section.


Create a Self-Care Plan to Beat the Winter Blues

As the school year slows to a crawl through these dark, cold days of winter, it can be difficult to sustain the high energy required to accomplish the many daily tasks presented by our colleagues, our students, their parents, and the curriculum. Although it is wise to build daily practices in your life that give you a sense of wellness and fulfillment, it is especially important to do so when there may be little support to draw from others who, like you, may find themselves with fewer reserves.

This is a good time of year to apply practices designed to help you take good care of yourself. Below are some of my favorites. I encourage you to embrace at least one of these or something similar every day for the next two weeks and then recycle.

Just Move

We can often raise our spirits through simple physical actions. Try one or more of these:

  • Sit down during one or more of your breaks. Close your eyes, drop your head and shoulders, and take notice of your breathing for a few moments. When you inhale, fill yourself with renewal. Rid yourself of tension each time you exhale.
  • Whistle or hum a tune you like while you walk through the halls or the cafeteria, and from room to room.
  • Give yourself a hug at least twice every day. Wrap your arms around yourself and hug yourself as you would a friend in need of nurturing.
  • Change it up. Most of us stand in the same spot and/or move around in a predictable pattern every day without even noticing. Get off your spot today. Start each class in a different place, and move to a different spot at least once every five minutes.
  • Indulge in a loud belly laugh that lasts at least 30 seconds, once in the morning and once after lunch. If you can find someone to join you, great! If not, close your door during a break and start laughing.

Brighten Up Your Room

It can also help if we take action to improve our surroundings. A few ideas:

  • Bring a bouquet of flowers to work. Stop to admire them and take in their fragrance at least once every half hour. If you don’t like flowers, bring in an object that offers a pleasant aroma instead, and take a whiff whenever you feel stressed.
  • Bring to work some pictures of places or people that usually give you great joy. Keep them on your desk or in an easily visible location. Focus your attention on them at least once every 15 minutes and allow your emotions to drift into the pictures.

Take Stock of Your Emotions

And of course, if we want to improve our sense of well-being, it’s very helpful to pay attention to our feelings and to take steps to direct them in positive ways. Here are a couple of ideas to get you started:

  • Put on a pair of rose-colored glasses. Make a point of noticing as many positive things as you can that are otherwise easy to miss. Is your room clean? Who cleaned it? Have you expressed appreciation? Which kids came prepared and on time? How many parents haven’t called to complain about something?
  • Notice any and all negative emotions (e.g., anger, annoyance, stress, disappointment, anxiety). If you feel any of these, take a moment to acknowledge them and then let them float away like clouds in the sky.
  • Share a feel-good story with each class.
  • If it feels as if nobody notices your contributions, silently say to yourself, “I work hard. I am in a tough situation. I get better results than I usually acknowledge and I deserve to take good care of myself.”

And since you do deserve to take good care of yourself, make sure you actually do that. Enjoy at least one relaxing meal. If you love to cook and have the time, make the meal from scratch. If not, go to a restaurant you enjoy. Savor every bite and sip let the food fill your mouth as you taste the flavor and feel the texture.

If you have any other favorite techniques for lifting your mood and fighting the winter blahs, please share them in the comments section.


Ver el vídeo: TRAS UN OTOÑO LLUVIOSO LLEGA UN INVIERNO FRÍO (Diciembre 2021).